Síguenos

 

Baby Daily
Mamá trabajadora
Mamá trabajadora. Foto: Envato Elements

Voces

Regresar al trabajo después de la licencia: maternidad vs paternidad

Ser mamá trabajadora tiene un costo muy alto en México. ¿Qué pasa cuando necesitan o quieren volver a trabajar?

Hace poco, ocurrió un evento sin precedentes, a Aron Baca, subdirector de la Coordinación de Organismos Electorales Locales en el INE, la Sala Superior del Tribunal Electoral le concedió licencia parental de 90 días para cuidar a su hija recién nacida, al lado de su esposa, también trabajadora del INE, Marisol Vázquez, subdirectora de la Unidad de Igualdad y no Discriminación del INE.

Como parte de su discurso, los padres defendieron el derecho a la corresponsabilidad laboral, y se pronunciaron contra estereotipos de género que imperan en el país, y que de forma general, otorgan 84 días de licencia de maternidad, y un permiso de paternidad de sólo 5 días.

El contexto es claro: ser mamá trabajadora tiene un costo muy alto para las mujeres, porque son interrogadas sobre las competencias y el tiempo de crianza, por eso celebro el triunfo de Aron y Marisol, y ahora más que nunca urgen cambios en políticas públicas para que este no sea un caso aislado.

Foto: Envato Elements

No te pierdas: Maternidad y discriminación laboral

Lo que narré anteriormente se trató de un acontecimiento feliz e igualitario relacionado con las licencias posparto, pero ¿qué pasa en la gran mayoría de familias cuando dichas licencias terminan y toca volver a trabajar? Pueden presentarse las siguientes situaciones:

  1. Las madres se ven obligadas a abandonar sus trabajos ante la falta de apoyos (públicos y corporativos), y también ante el rol que se les adjudica casi por completo de ser las principales responsables de crianza.
  • Suponiendo que las madres cuenten con el apoyo de familiares o de guardería, más tarde son recriminadas al regresar a sus puestos de trabajo, ya sea por sus propios compañeros, jefes, o por otros miembros de la sociedad que cuestionan su decisión de abandonar el hogar, juzgan el desempeño sólo en base a su maternidad, y discriminan brindando menores oportunidades de crecimiento dentro de la escalera corporativa, porque “no tendrá tiempo”, “estará distraída”, entre otros prejuicios.
  • Las madres que de alguna manera sobrellevan la situación y buscan balancear en soledad (aunque estén casadas) la vida profesional y privada, se exponen a cuadros de estrés extremo o burnout, que las lleva a perder la conexión con sus bebés, con su entorno, y sufren de ansiedad, baja autoestima, dificultad para concentrarse, baja productividad, entre otros. Esto debido a las dobles y triples jornadas que deben enfrentar, al serles asignadas las tareas de cuidados del hogar y de cuidados de los hijos y adultos mayores.
Foto: Envato Elements

De hecho, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) las mujeres mexicanas llevan a cabo más del 75% de los quehaceres del hogar, incluyendo las tareas domésticas y el cuidado de los niños.

Sé que este no es el caso de todas las madres, de hecho, por eso creé mi ranking, para reconocer a aquellas empresas que hacen diferente y actúan para hacer una diferencia y cuidan a sus madres trabajadoras con prestaciones equitativas entre padres y madres, pero esto lamentablemente no es mayoría; ser madre continúa siendo un problema público en México.

También te recomiendo: 5 estigmas que enfrentan las mamás que trabajan

Por otro lado, en el caso del término de los permisos de los padres, la situación es mucho más simple, regresan, se reincorporan y “tan tan”. Nadie (o casi nadie), les pregunta cómo va la paternidad, por qué decidieron dejar a la madre sola con el bebé o cómo sobrellevan la situación laboral con las corresponsabilidades de casa. Quizá sus compañeros les extiendan un “felicidades” y eso es todo. Es decir, se da por hecho que la madre estará ahí y que con ella bastará.

¿Qué se puede hacer para contrarrestar esto? En el aspecto corporativo, con el apoyo a madres trabajadoras con licencias equitativas de paternidad, capacitaciones, apoyo de guarderías, cursos y campamentos para niños y niñas durante las vacaciones de verano, paga igual por trabajo igual, probabilidades reales de crecimiento en la empresa, etcétera.

En el aspecto privado, ser más como Aron y Marisol, fomentar desde casa el principio de corresponsabilidad parental, la repartición equitativa de los deberes y la expulsión de los estereotipos más añejos. Pequeños pasos constantes pueden hacer la diferencia no sólo para proteger el bienestar de las madres, sino para proteger a las infancias, su futuro, y el de la sociedad.

Aideé Zamorano
Fundadora de “Mamá Godín”

Mamá Godín busca colocar en la agenda pública los retos en el mundo laboral que impiden (por tradición patriarcal) generar igualdad de oportunidades para el desarrollo profesional de las mujeres -y madres- en instituciones públicas y privadas. 

https://mamagodin.mx/
https://www.facebook.com/SoyMamaGodin
https://twitter.com/soymamagodin
https://www.instagram.com/soymamagodin/

No te pierdas:

Cómo tener paciencia con los hijos

Publicidad